Make your own free website on Tripod.com
Regresar al Indice

Conclusiones

            No nos deja de sorprender la capacidad que tienen los caballos para entender, comunicarse con nosotros y sobre todo, para aprender.

            Los caballos tienen una inteligencia admirable, pero también es admirable su afectividad y vemos cómo, a través de ambas, podemos obtener de ellos el máximo de sus respuestas, ganándonos su cariño, confianza y respeto.

            Experimentar con estas técnicas es una diversión y no hay nada más satisfactorio que disfrutar la conexión especial que se puede lograr con los caballos.

            Si los caballos confían más en las personas, es más fácil cogerlos, dirigirlos, acariciarlos etc. Ellos saben que hablamos su “idioma”.

            Ya no tenemos que asustarnos por ellos, ellos desean estar con las personas y también desean que los monten, ellos saben que son comprendidos y estarán dispuestos a dar lo mejor de sí en una competencia como compañeros de deporte.

            La equitación inteligente no es solamente lo que hacen los caballos sino también lo que piensan y los que aprecian a los caballos saben de los innumerables retos que se tienen por delante.

            Hasta ahora no hemos aprendido todo sobre los caballos y todavía estamos lejos de tener todas las respuestas. El caballo es un animal con infinitas incógnitas y entre ellos mismos y sus diferentes razas existen miles de respuestas diferentes: cada uno de ellos es un mundo y desentrañarlo nos llevaría toda una vida. Pero al menos estamos en un punto de partida para darnos cuenta de toda la información y las soluciones que existen.