Make your own free website on Tripod.com
Regresar al Indice

 

El cerebro

            La inteligencia de los caballos varía de unos a otros. El tamaño del cerebro no puede tomarse como referencia para medir la inteligencia. Existen muchos factores como lo es el tamaño del cerebro en relación con el cuerpo, y desde luego, la manera en que éste se utiliza. El cerebro de un caballo pesa aproximadamente 650 grs. y la parte frontal se divide en capas. La capa exterior maneja el pensamiento, la imaginación, la planificación y el lenguaje. La capa interior, maneja los sentimientos y las reacciones emocionales y también es la base del aprendizaje. Tiene el mismo tamaño en caballos y seres humanos, lo cual añade credibilidad a la teoría que afirma que los caballos son criaturas emocionales. (Marks, 2003)

            Los caballos aprenden rápidamente y “desaprenden” lentamente. Los animales depredados tienen que aprender con rapidez, también aprenden con rapidez lo que no es dañino, ya que de lo contrario se pasarían la vida huyendo. Los caballos también pueden aprender a ignorar cosas que atemorizan a los seres humanos: es el caso de los caballos de de la policía y de la caballería que se enfrentan a situaciones muy peligrosas. (Marks, 2003)

            Además de aprender con facilidad, los caballos aprenden por asociación, es decir que aprenden relacionando una habilidad con un estímulo. Hay que estar alejados del caballo cuando se le está haciendo algo doloroso o desagradable, pues podría tomarnos aversión si nos relaciona con tales procedimientos.
Incluso en estado salvaje, cuanto más haga algo un caballo bien, (ésto quiere decir que obtenga por ello una recompensa y no un castigo), más posibilidad existe de que repita dicha acción la próxima vez. El caballo se convierte fácilmente en un animal de costumbres, es muy propenso a adoptar hábitos de conducta para hacersela vida más fácil.
Cuanto más realice una acción en las mismas circunstancias, con más probabilidad lo repetirá en las mismas circunstancias. Esto fija en su cerebro unas vías neurológicas totalmente diferentes que se volverán muy efectivas gracias a la repetición. Pero tal como la repetición es la clave para establecer hábitos, evitar la repetición será la clave fundamental para romper con hábitos no deseados. (Marks, 2003)