Make your own free website on Tripod.com
Regresar al Indice

:

Ganarse la confianza de un caballo

            No tiene sentido pretender que un caballo no se asuste nunca, no obstante sí podemos hacer mucho para que confíen en nosotros. Ganando su respeto y atención, podremos incluso pedirle que aún estando asustado se comporte de una forma controlada. Recordemos también que cada vez que le provocamos dolor a un animal de huída, le estaremos dando todo el derecho a tenernos miedo.
            Al principio no debemos montarlo, ya que en primer lugar debemos ser capaces de mover o maniobrar el caballo hacia atrás, hacia adelante o lateralmente y colocarlo en la posición exacta que queremos.
            Luego lo acariciaremos, permaneceremos de pie sobre el bloque de monta y lo volveremos a acariciar.
            Iremos progresando de forma gradual, a medida que vaya mejorando. Le acariciaremos por el otro lado, pondremos un pie en el estribo y nos quedaremos sobre él. Debemos permanecer tranquilos y ágiles. Es conveniente buscar a alguien que nos sujete el caballo hasta que se relaje.
            Finalmente, montaremos al caballo con suavidad para comenzar a trabajar en sus ejercicios de entrenamiento.
            Una vez que hemos ganado la confianza del caballo, es importante comprobar que somos capaces de controlar sus pies. (Gordon, 1995)