Make your own free website on Tripod.com
Regresar al Indice

 

 

La perspectiva del caballo

            Los caballos ven la vida y todo lo demás de una forma muy diferente a la nuestra…Para ver las cosas de la misma manera que un caballo, tendríamos que tener el cerebro de un caballo, pero es imprescindible que, al menos, intentemos comprender las diferencias fundamentales entre el caballo y el hombre. La forma en que vemos el mundo influye en el modo en que realizamos nuestros juicios y organizamos nuestro pensamiento. El caballo es el ejemplo de animal depredado: sus ojos están situados lateralmente en la cabeza, lo cual lo dota de una visión periférica: 340º  de los 365º que lo rodean.  Para un caballo es difícil medir la profundidad y distancias y explica el por qué de sus reservas para pisar dentro de un charco.
Tiene los ojos más grandes que todos los mamíferos terrestres
Tiene dos puntos ciegos muy estrechos: uno inmediatamente detrás de él y otro a unos dos metros por delante de su nariz.
Tiene una magnífica visión de objetos lejanos.
Para saber dónde coloca sus manos, tiene que bajar la cabeza.
Tiene una increíble habilidad para discernir el movimiento.
Tiene visión binocular media.
Es incapaz de detectar los detalles más sutiles, pero puede ver siluetas.
Tiene una excelente visión nocturna.


El blanco deslumbrante le llama la atención. (Marks, 2003)