Make your own free website on Tripod.com
Regresar al Indice

:

La voz
           
            Uno de los grandes placeres de tener un caballo es poder hablarle mientras estamos con él. Aunque el caballo no nos entienda, nos ayuda en nuestras acciones. Cantar es de gran ayuda. Si nuestro tono es tranquilo ayudará a tranquilizarnos a nosotros y a nuestro caballo.
            Debemos hacer que el caballo relacione la palabra con la acción: así aprenderá el significado de algunas palabras. Debemos decirle palabras claras y sencillas y usar algunas palabras como recompensa en el momento en que esté haciendo algo que le agrade. El tono de nuestra voz deberá ser cariñoso y tranquilizador. A veces el tono de nuestra voz será suficiente para tranquilizar y reafirmar a nuestro caballo. No importa mucho lo que digamos si lo decimos cariñosamente y de forma tranquilizadora. Si estamos nerviosos y hablamos con voz chillona y acelerada, le transmitiremos nuestros sentimientos al caballo y lo único que conseguiremos es que aumente su ansiedad. Lo mejor que podemos hacer es permanecer callados hasta que nos calmemos. (Marks, 2003)